Dentro de la Unión Europea están unificadas las normas sobre etiquetado de alimentos (reglamento UE 1169/2011 sobre la información alimentaria al consumidor). Entre otros datos, se debe indicar el contenido energético en cuanto a calorías del producto en cuestión. Este valor energético debe indicarse tanto en kJ (kilojulios) como en kcal (kilocalorías). El valor energético de una bebida energética depende del tipo de endulzante y los ingredientes agregados. Normalmente las bebidas energéticas se endulzan con azúcar. No obstante, existe una serie de variantes sin azúcar que se endulzan con edulcorantes como aspartamo. Los consumidores disponen también de una amplia oferta de bebidas energéticas con diferentes valores nutricionales a elegir.