Las bebidas energéticas son una categoría de productos firmemente establecida aunque aun relativamente nueva. El etiquetado y la composición de las bebidas energéticas están regulados tanto a nivel europeo como nacional por distintos reglamentos. Este marco legal se ha ido desarrollando a lo largo de varias décadas y es muy completo. Afecta a factores como el etiquetado, la composición y la seguridad de las bebidas energéticas.

El consumo y la comercialización de distintos alimentos y bebidas, entre otros también las bebidas energéticas, es objeto de constantes debates públicos. Somos conscientes de dichos debates, que nos obligan a desempeñar un papel positivo y constructivo por medio de prácticas responsables de comercialización y publicidad de nuestros productos y de su consumo moderado.

Por este motivo, la EDE ha elaborado una serie de principios claros y sencillos en forma de un código de buenas prácticas que va más allá de los requisitos legales y ya se ha convertido en una práctica comercial para los fabricantes de bebidas energéticas. Este código de buenas prácticas establece las mejores prácticas en relación con la composición, comercialización y publicidad de las bebidas energéticas.

Todos nuestros miembros se han comprometido a respetar este código. Una empresa que desee convertirse en miembro de la EDE debe comprometerse asimismo a respetar este código antes de ser aceptado por la EDE.

El código de buenas prácticas de la EDE incluye una serie de principios relacionados con la composición, comercialización y publicidad de las bebidas energéticas:

  • Confirma la seguridad de las bebidas energéticas y de sus ingredientes.
  • Define principios claros para el etiquetado de las bebidas energéticas.
  • Define principios claros para la comercialización de las bebidas energéticas.
  • Define principios claros relacionados con la relación entre bebidas energéticas y alcohol.

Aquí podrá consultar el Código de buenas prácticas de EDE en detalle.