El etiquetado nutricional está unificado en toda la Unión Europea (reglamento UE 1169/2011 sobre la información alimentaria al consumidor). Toda la información relacionada con el contenido energético o los principales nutrientes (proteínas, carbohidratos, grasas, sal, vitaminas y minerales) se indica en la etiqueta. Este etiquetado unificado simplifica también la comparación entre los nutrientes de las distintas bebidas energéticas.

Además en el año 2014 la Unión Europea ha implementado nuevas disposiciones sobre las bebidas que contienen cafeína cuyo contenido sobrepase los 150 mg por litro. Según dichas disposiciones se debe incluir en la etiqueta de las bebidas energéticas una indicación adicional (“Contenido elevado de cafeína. No recomendado para niños, mujeres embarazadas o en periodo de lactancia”). A esto se añade una indicación del contenido de cafeína expresado en mg por 100 ml.

Estas indicaciones proporcionan información esencial a los consumidores para estar informados al realizar su elección.