Las bebidas energéticas se diferencian de los refrescos convencionales en su funcionalidad y composición única. Las bebidas energéticas son bebidas no alcohólicas que contienen sustancias funcionales. Entre ellas se encuentra normalmente la cafeína y vitaminas hidrosolubles añadidas, generalmente una selección de vitaminas del grupo B. Las bebidas energéticas contienen, además, taurina y otras sustancias con efectos fisiológicos o valor nutricional. También se añaden a las bebidas energéticas algunos aromas y aditivos admitidos para su uso en refrescos. En cambio, los refrescos convencionales son bebidas no alcohólicas aromatizadas que son consumidas por la población general (incluyendo niños) especialmente debido a su sabor refrescante. Existe una amplia oferta de sabores diferentes. Los refrescos tradicionales están compuestos por una mezcla de agua y aromas que normalmente contiene gas para conseguir un efecto refrescante. Los refrescos pueden estar endulzados con azúcar o edulcorantes. Esta categoría incluye también los refrescos de cola, que suelen contener cafeína como aromatizante en cantidades inferiores a las bebidas energéticas. En general los refrescos no contienen otros ingredientes funcionales.

Bebida energética

Cola Bottle

Café de filtro

Cup of Coffee

Bebida de cola

Cola Glass

Refresco convencional

Conventional Soft Drink

Zumo de frutas

Orange Juice

* La información se refiere a “bebidas estándar”, no se tienen en cuenta las versiones sin azúcar/light