Las autoridades sanitarias de todo el mundo han llegado a la conclusión de que los ingredientes de las bebidas energéticas son seguros para el consumo. Los ingredientes habituales de las bebidas energéticas son cafeína, taurina y vitaminas, que también se encuentran presentes de forma natural también en otros alimentos. Las bebidas energéticas contienen aproximadamente la misma cantidad de cafeína que una taza de café de filtro casero.

Los nutricionistas están de acuerdo en que es importante consumir alimentos y bebidas de fuentes muy diversas en una proporción adecuada. Esto también es válido para las bebidas energéticas, que pueden formar parte de una dieta equilibrada y variada y de un estilo de vida sano. Por ello se recomienda consumir las bebidas energéticas de forma moderada.

Las bebidas energéticas están en el mercado desde hace más de 25 años y se consumen en todo el mundo como producto alimentario seguro.