Las bebidas energéticas se crearon hace más de 25 años. Están disponibles en más de 165 países diferentes, incluyendo todos los países de la Unión Europea, ya que las autoridades sanitarias de todo el mundo han llegado a la conclusión de que los ingredientes de las bebidas energéticas son seguros para el consumo.

Los ingredientes típicos de las bebidas energéticas son cafeína, taurina y vitaminas. Las bebidas energéticas contienen aproximadamente la misma cantidad de cafeína que una taza de café de filtro casero. En 2009 y en mayo de 2015 publicó la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) su informe científico sobre ingredientes de bebidas energéticas y llegó a la conclusión de que son seguros. Más recientemente, el 27 de mayo de 2015, la EFSA estableció adicionalmente los mismos niveles seguros de consumo de cafeína procedente de cualquier fuente de la dieta, incluyendo las bebidas energéticas (opinión científica sobre la seguridad de la cafeína). De conformidad con la EFSA, se considera que la ingesta de cafeína diaria de 400 mg para adultos y 3 mg/kg de peso corporal para adolescentes es segura. Esto quiere decir que, según el peso corporal, el adolescente puede consumir de manera segura 1-2 latas (250 ml) de bebida energética típica al día. Las bebidas energéticas se consideran alimentos normales y se comercializan como tales.