Las bebidas energéticas se pueden endulzar con un azúcar, como la sacarosa (también llamado “azúcar de mesa”). La sacarosa se compone tanto de fructosa como de glucosa. La glucosa pasa durante la digestión directamente al torrente sanguíneo y se utiliza como fuente de energía a nivel celular. La mayor parte de los organismos, desde las bacterias hasta los seres humanos, utilizan glucosa como principal fuente de energía.

También hay bebidas energéticas sin azúcar disponibles en el mercado.