Las bebidas energéticas son bebidas funcionales con un efecto positivo en personas que desean mantenerse activas. No han sido creadas para compensar posibles deficiencias de líquidos. Las bebidas energéticas se diferencian de las bebidas deportivas en su composición y su función. Las bebidas deportivas han sido especialmente formuladas para proporcionar al cuerpo el líquido que le falta. Contienen carbohidratos y electrolitos (como sodio, cloruros y potasio). Las bebidas deportivas no suelen contener sustancias ergogénicas (que aumentan el rendimiento) como la cafeína.

En general se recomienda beber mucha agua al realizar esfuerzos físicos, especialmente en caso de entrenamientos intensos. Recientemente, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, 2015) ha concluido que hasta 200 mg de cafeína procedente de cualquier fuente (incluyendo las bebidas energéticas) “no plantea re