Las bebidas energéticas suelen contener cafeína, taurina y vitaminas. Además las bebidas energéticas pueden contener otros ingredientes como glucuronolactona, aromas u otras sustancias admitidas para refrescos. La variedad en la composición y el sabor es cada vez mayor, de modo que actualmente existe una amplia oferta de bebidas energéticas en el mercado.