Las bebidas energéticas contienen aproximadamente la misma cantidad de cafeína que una taza de café de filtro casero. La tolerabilidad de la cafeína varía de una persona a otra. Por ello el consumo de cafeína y, por tanto, de las bebidas energéticas, debe adaptarse al consumo personal de café. El contenido de cafeína de las bebidas energéticas se indica en la etiqueta de modo que los consumidores obtengan una información clara.