Las bebidas energéticas pueden contener varias vitaminas que repercuten positivamente en el cuerpo humano. Se suelen añadir vitaminas del grupo B como niacina, ácido pantoténico, vitamina B6 y vitamina B12 a las bebidas energéticas. Contribuyen al metabolismo normal energético y a reducir el cansancio y el agotamiento. Además, el ácido pantoténico es importante para el rendimiento intelectual. Estas propiedades funcionales han sido confirmadas por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), organismo responsable de evaluar los riesgos relacionados con la seguridad de alimentos en la Unión Europea.

La mayoría de las bebidas energéticas se enriquecen con vitaminas obtenidas sintéticamente. El contenido real de vitaminas de una bebida energética se indica en la sección de datos nutricionales de la etiqueta situada en la parte posterior de cada lata.